La costa rionegrina, un nuevo clásico

Se fue el verano y las ganas de seguir de vacaciones están ahí, no se van. Para zacear y mitigar ese deseo vamos a hablar de Las Grutas un destino inigualable y que se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos.

Hoy quiero compartir con ustedes un destino que en los últimos años ha cobrado una notoria popularidad gracias a sus particulares playas y su oferta gastronómica; quiero hablarle de San Antonio Oeste ubicado en la provincia de Rio Negro, hogar de Las Grutas. Un destino ideal para el argento con ganas de seguir en modo relax eternamente, o para el internauta casual que vive fuera de los limites caprichosos de la república argentina y tiene ganas de conocer un poco más de estas tierras.

Hablar de playas cristalinas con aguas cálidas que invitan a zambullirse en plena Patagonia pareciera incompatible, pero amigos nos es así. Resulta que en Las Grutas se encuentran las aguas más cálidas de todo el litoral marítimo argentino gracias a una combinación de factores geográficos, atmosféricos y oceanográficos que hacen que la temperatura del agua oscile entre los 22° C y 25°, condimento que sin dudas estimula las ganas de un chapuzón.

Además de sus aguas, el gran atractivo de Las Grutas son sus playas. El balneario está construido sobre increíbles acantilados adornados con un sinfín de cuevas socavadas por el mar, de allí el nombre del lugar.

Tanto en la ciudad como en su costa hay de todo, la oferta para nosotros los turistas es un muy amplia, pero es importante destacar que el lugar está lejos de parecer un abarrotado centro turístico, no hay gritos, colas eternas, ni interminables desfiles de vendedores ambulantes, descansar aquí es posible.

Emplazado en el Golfo de San Matías, Las Grutas forma parte del municipio de San Antonio, que comenzó a cobrar importancia a partir de 1983, año en el que queda habilitado el puerto, ubicado a unos 70 kilómetros del lugar.

Con apenas 2500 habitantes estables, Las Grutas y sus alrededores da la posibilidad de practicar varias actividades, desde buceo deportivo o la pesca, hasta algo más intenso como el windsurf, Jet Ski o esquí acuático. Los médanos circundantes son tentadores para los amantes de los cuatriciclos y el sandboard.

Los dos paseos que no te poder perder:

Reserva Faunística Islote Lobos:

A unos 70 kilómetros al sur del balneario, existe un área protegida que contiene la única pingüinera de la provincia de Río Negro. La colonia de unos 2.500 pingüinos de Magallanes se encuentra en un conjunto de 5 islas de roca granítica donde conviven con lobos marinos de un pelo, garzas, cisnes, biguás y gaviotines.

Salinas del Gualicho:

Si encaramos hacía el noroeste, a 45 km por la Ruta 2, se toparán con una inmensa depresión natural de 70 mts. bajo el nivel del mar. Allí se encuentra la salina más grande de Argentina y hogar, según la mitología Mapuche y Tehuelche, del mismísimo demonio.

Recorrer este interminable mando de sal es algo fuera de serie, más aún si uno acepta algunas de las excursiones que ofrece cenar en el lugar bajo la luz de la luna, las retinas de tus ojos no podrán creer tanta blancura en medio de la noche. Además, los guías, a lo que siempre te recomendamos acudir en este tipo de excursiones, te contarán las miles de leyendas indígenas del lugar. Una recomendación, si vas o regresas de noche, lleva abrigo, las temperaturas bajan bastante.

¿Que comemos?

Si bien no soy para nada admirador de toda aquella comida que salga del mar, debo reconocer que la oferta gastronómica de la villa turística es muy variada a pesar de ser una zona donde los frutos de mar abundan. Merluza, Lenguado, Salmón, Mariscos, Pulpo y un sin fin de variedades conviven en el menú con otras comidas. Todas de excelente nivel.

Una propuesta interesante para llevar es “La Caracola”, una rotisería histórica de la ciudad y que ofrece excelentes platos de mariscos y pastas.

Otra opción “de carnes mixta” muy buena es “La Vaca”, excelente parrilla libre que además de tener cars vacuna o pollos, también tiene en su menú opciones de pescado, marisquería y frutos de mar.

La oferta de esparcimiento bien podría ser una opción el Casino, la Feria de Artesanos, confiterías y discotecas.

¿Dónde duermo?

Según datos del propio municipio a Las Grutas llegan unos 100 mil turistas en temporada alta (enero), a pesar de lo alto que puede parecer este número alojamiento sobra, la oferta es amplia y para todos los bolsillos.

Si te gusta lo silvestre, y lo rustico tenés dos buenas opciones para acampar en soledad o en familia en Mutullama o SOSUNC, dos campings con buenos servicios generales y comodidades.

Ahora bien, si sos de los que prefiere una cama cómoda y un techo de material, la oferta es lo suficientemente amplia como para cubrir todos los gustos y posibilidades económicas. Pero queremos destacar un hotel en particular por su propuesta innovadora y ecológica, se trata de “Médanos Patagonia”, el primer hotel ecoturístico de la región, localizado al norte de Las Grutas, dentro del área natural protegida de Bahía de San Antonio. Una muy buena opción para poder alojarse de manera distinta y en contacto directo con la naturaleza.

La brisa del mar rozando las mejillas, el canto de un ostrero sonando con las primeras luces de la mañana, el soplido de una ballena sonando a la hora el café, los rojos intensos del atardecer, los paisajes y su gente es los que hace que Las Grutas sea un lugar para visitar y disfrutar en cualquier momento del año y de la manera que sea.

Si tenés la oportunidad, date una vuelta no es necesario que esperes al próximo verano.

Nota realizada por Leonardo Leveroni

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here