Descubriendo La Pampa

A la hora de realizar un viaje por las rutas argentinas, generalmente La Pampa no suele estar entre los planes. Hoy intentaremos revertir esta tendencia mostrándote algunos de los atractivos y la oferta turística que ofrece la provincia.

Las visitas guiadas por áreas protegidas, el ecoturismo, la práctica de deportes náuticos y los vuelos a vela son algunas de las tantas propuestas que La Pampa tiene para ofrecer y que aquí vamos a mostrarte dos propuestas muy cerca de la capital, Santa Rosa:

Parque Nacional Lihué Calel:

Un lugar realmente interesante para conocer es el Parque Nacional Lihué Calel, distante a 120 km al sur oeste de General Acha, en la región centro sur de la provincia de La Pampa. Posee una superficie de  más de 32 mil hectáreas que pertenecen a la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas, con parches de Espinal.

Lihué Calel fue territorio de los indios araucanos que aprovechaban el lugar para reabastecimiento y para arrear el ganado. Esta zona también formó parte de la Campaña del Desierto cuando el líder nativo Namuncurá intentó reorganizar sus tropas en las sierras, para luego darle batalla al ejército del General Levalle.

En 1964, el gobierno provincial expropió la estancia de Luis Gallardo con la intención de utilizar la zona para fines turísticos, y en 1976 las tierras son cedidas al Gobierno Nacional que decretó la creación de este Parque Nacional para asegurar la conservación de la biodiversidad regional.

Entre las actividades que realizar en este lugar está el ascenso al cerro de la Sociedad Científica. En la cima, ubicada a 590 metros del nivel del mar se puede observar el sistema serrano de la región. El ascenso, muy sencillo por cierto, se puede hacer en familia y disfrutar de la gran variedad de la fauna, aquí lo guías cuentan que la reserva tiene el 40% de las plantas que hay en los 4 millones de hectáreas que tiene la provincia.

Esta reserva es ideal para aquellos que les gusta acampar, cuenta con una zona para este fin en el valle Namuncurá y a unos cientos de metros del Cerro Alto, a donde se puede ascender cuando el sol se está poniendo, y disfrutar de alguna de las tantas especies que protege esta reserva.

Para llegar a este lugar, hay que recorrer los 120 kilómetros que lo separa de General Acha por la Ruta 152. Si venís de Santa Rosa, hay que sumarle los 100 kilómetros más que tendrás que recorrer por la Ruta 9 hasta llegar a la 152.

Un dato: En la zona de Camping no hay señal de telefonía móvil, así que vas a estar completamente desconectado, ¡buenísimo!.

Parque Luro

Si somos amantes del senderismo, la Reserva Provincial Parque Luro es una muy buena opción.

Si tomamos al sur por la ruta 35 a poco más de 30 kilómetros de Santa Rosa, nos encontraremos con esta reserva que tiene como principal característica ser la única área protegida en el mundo del Caldén, un árbol característico de la región, que forma parte del escudo de la provincia, y que lamentablemente está desapareciendo por la tala indiscriminada.

Este espacio tiene una extensión aproximada 7.600 hectáreas, de las cuales 1.600 están abiertas a al turismo, permitiéndole a los visitantes descubrir la naturaleza en todo su esplendor y convivir con un paraíso de flora y fauna increíble.

En la reserva se pueden encontrar más de 160 especies de aves que conviven con ciervos colorados, que en marzo y abril se movilizan hacia donde están las hembras dando un espectáculo natural increíble donde los machos entran en “La Brama”, un cortejo donde intentan seducir a las hembras por medio de sonidos.

Para poder recorrer el parque tenemos cuatro senderes bien marcados:

Sendero del Bosque: A lo largo de los 2 kilómetros recorreremos el bosque de caldén. A lo largo de la caminata es normal toparse con algún animal, no se preocupen, se asustarán primero. Si bien el nivel de dificultad es bajo y se puede realizar en familia, las autoridades han confeccionados distintos descansos en lugares estratégicos invitando a los caminantes a disfrutar del entorno.

Sendero de la Laguna: Si optamos por este camino nos toparemos con una laguna de origen salitroso. En este ambiente, donde claramente predomina la sal, descubriremos la flora del lugar donde las especies se han adaptado perfectamente a este ambiente. En cuanto a la fauna, si tenemos paciencia podemos ver algún jabalí o ciervos, y si tenés la posibilidad de llevar binoculares, llévalos para poder ver y conocer a la gran cantidad de aves que habitan en esta la región.

Sendero del Médano: Al igual que los dos caminos anteriores, éste se paseó de casi 2 kilómetros  se puede hacer en familia. Como su nombre lo indica, este sendero se caracteriza por sus medamos y la vegetación en los que se destaca el Olivo de Bohemia u “Olivillo”, una árbol sumamente resistente a las inclemencias del clima que por años fue considerado un “yuyo” y que ahora se ha descubierto que el fruto puede llegar a servir de alimento a los animales en épocas de sequias. Este sendero se halla el punto más elevado del área turística, junto a la Ermita de la Virgen de Luján, allí podemos encontrar una visión panorámica de buena parte de la reserva.

Si te quedas con ganas de más:

Si la visita al Parque Nacional Lihué Calel y el Parque Luro no fue suficiente para vos. La Pampa tiene muchísimos lugares más para visitar y disfrutar de actividades al aire libre en Santa Rosa, una ciudad hermosa que no podes dejar de recorrer. Allí podrás encontrar muchísimas ofertas para seguir conociendo esta maravillosa provincia. Una recomendación, no dejes de hacer vuelo a vela en Toay que está poco menos de 10 kilómetros, una experiencia única.

Nota realizada por Leonardo Leveroni



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here