La Patagonia argentina es naturalmente bella, sus paisajes asombran kilómetro tras kilómetro. Si bien es difícil destacar un lugar por sobre todo los demás parajes y ciudades que hacen parte del sur argentino, hoy queremos hablarte del Bolsón.

Ubicado al norte de la provincia de Río Negro, El Bolsón es un verdadero paraíso para los amantes de las montañas, los deportes extremos y de aquellos que disfrutan del buen comer, y porque no de las cervezas.

Pero antes de empezar a contarte de este lugar, comencemos desde el principio.

¿cómo llegamos?

Como referencia directa podemos tomar a la Ciudad de San Carlos de Bariloche. De allí, directo por la Ruta Nacional 40, tenemos un recorrido de unos 130 kilómetros aproximadamente, distancia que podremos recorrer en poco menos de 2 horas, pero si no tenemos apuro, se puede invertir todo un día para llegar a destino y aprovechar a tomar unos mates a la vera del lago Gutiérrez o comerse un asadito en la Villa Mascardi. Todas las opciones son posibles en este tramo que separa Bariloche del Bolsón.

Una vez que llegamos a El Bolsón, podemos elegir entre todas las opciones que brinda la ciudad para alojarnos, claro está que para poder conocer y disfrutar de este lugar tendremos que instalarnos unos días. Para los que poco les importa las comodidades, se puede elegir entre los camping que existen alrededor de la ciudad, ahora bien, si llegamos en invierno, o si la comodidad es una parte importante de tu viaje, lo mejor será optar entre la amplia oferta de alojamientos que existe, pueden ser hoteles, hostales, cabañas o dúplex.

Vamos a lo central, ¿qué se puede hacer? La respuesta es muy amplia, pero vamos a intentar resumirtela.

El Bolsón está rodeado de un valle, el oeste el río Quemquemtreu, y al este está el Cerro Piltriquitron. Esta geografía hace que la oferta de actividades sea muy amplia, eso sí, hay que tener en cuenta la época del año en la que uno arriba.

En verano Se puede hacer rafting por el Río Azul, parapente desde la plataforma del Piltriquitrón o una caminata por los distintos senderos que existen en “Cabeza del Indio”, ubicada en La reserva forestal Loma del Medio.

Si bien entre enero y febrero es la época donde más visitantes llegan al Bolsón, en invierno la oferta de actividades no merma. A unos 25 kilómetros de El Bolsón se encuentra el centro de deportes invernales Cerro Perito Moreno, donde se puede practicar esquí, esquí de travesía, snowboard y además se pueden hacer juegos de nieve, paseos en trineo y caminatas por la nieve con raquetas.

Pero en El Bolsón hay una actividad que destaca por sobre todas las demás, el trekking. Alrededor de la ciudad hay al menos 13 refugios de montaña, para llegar a ellos hay senderos con distintos niveles de dificultad y exigencia. El más “livianito”, es el camino al Cerro Amigo, un mirador al que se llega después de dos kilómetros de caminata y que regala una hermosa vista de la ciudad y sus alrededores.

Si apuntamos un poco más alto en la exigencia física, podemos probar con el refugio Piltriquitrón, situado a 1.500 metros sobre el nivel del mar. La primera parte del camino puede realizarse en auto hasta el mirador plataforma, a partir de allí encontraremos un sendero de trekking que atraviesa el Bosque Tallado donde encontraremos esculturas talladas sobre árboles de Lenga que fueron afectados por un incendio en 1982.

Estas esculturas fueron realizadas por artistas locales y de la comarca andina, quienes tomaron la iniciativa de convertir este bosque “muerto”, en lo que es hoy.  Como corolario de esta caminata, se puede observar desde un refugio cercano la vista panorámica de los alrededores: el Valle Nuevo, los picos nevados de los cerros que separan Argentina de Chile y el color intenso del inigualable lago Puelo.

Para aquellos que quieran tener una experiencia más intensa y con una exigencia física mayor, pueden optar por la travesía “Hielo Azul – Cajón del Azul”. Para realizar esta caminata debemos invertir hasta tres días, se puede hacer en dos, pero lo más recomendable es hacer el recorrido de manera moderada, más aun si no vamos con una preparación física previa, total la idea es disfrutar y no sufrir.

Hacer esta caminata que bordea el Rio Azul, es fundamental registrarse en la Oficina de Turismo de El Bolsón donde te darán algunas recomendaciones para realizar la travesía, además es importante consultar el pronóstico del tiempo.

Si bien más adelante dedicaremos unas líneas dando detalles de este recorrido, podemos adelantarte algunos “consejos” para realizar esta caminata que comienza en el “Callejón de Doña Rosa” y que cruza el Rio Azul, el Mallin de los Palos, hasta llegar al refugio.

Lo primero es salir temprano para que no te agarre la noche en medio del bosque, también hay que  llevar calzado apropiado, bolsa de dormir apta para bajas temperaturas y cantimplora (se puede beber agua del rio). Si seguís estos consejos básicos, vas a disfrutar sin contratiempos esta bellísima travesía que tiene como destino final el refugio “Cajón del Azul” donde a esa altura las aguas cristalinas del río Azul quedan “encajonadas” entre las rocas formando un piletón turquesa que invita al chapuzón.

El Bolsón tiene una amplia oferta de actividades al aire libre, muchas de ellas se pueden realizar en familia. También se puede disfrutar de la excelente y diversa oferta gastronómica, la cual se caracteriza por la riqueza de productos regionales, desde los exquisitos quesos, que pueden ser acompañados por un paté de trucha y una rica cerveza, hasta las tortas y helados que ya son una insignia del Bolsón gracias a las frutas (orgánicas) de la zona.

Ahora ya sabes algunas de las tantas cosas que podes hacer en El Bolsón, ahora solo queda que agarres el auto y visites estas latitudes.

Nota realizada por Leonardo Leveroni

www.elbolson.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here